Flora y fauna

En la sabana hay pocos árboles y predominan las hierbas, fundamentalmente gramíneas silvestres que constituyen excelentes pastos. Estas hierbas crecen en la estación lluviosa y en algunos sitios, los más cercanos al Ecuador, alcanzan 2 o 3 m de altura, llegando a cubrir a un hombre a caballo.
En la estación seca, que en algunos lugares se prolonga hasta ocho meses, las hierbas se secan y los árboles pierden sus hojas adquiriendo entonces el paisaje un aspecto desolado.

De los cuales mencionare :

 BAOBAB  PALMERA   ACACIAS     MEZQUITE       ALGARROBO

ÁRBOLES ESPINOSOS     ÁRBOL DEL CAUCHO         CACAO         CAOBA               ORQUÍDEAS

  LIANAS                   HELECHOS                 LÍQUENES          GOMA ARABIGA            EPÍFITAS  

      

En número y variedad, la población de mamíferos ungulados de la Sabana es incomparable con la de cualquier otra parte del mundo. Los antílopes, cebras y jirafas pastan o ramonean y son las presas de los leones y otros depredadores en las áreas en que la “fauna mayor” no ha sido reemplazada por el hombre y sus animales domésticos.

Los insectos abundan sobre todo en la época de lluvias, cuando anidan la mayoría de las aves, mientras que los reptiles son más activos durante la sequía.

DE LOS CUALES MENCIONARE :

JAGUAR    HIPOPOTAMOS     LEOPARDOS       HIENAS          CONEJOS

CUCARACHAS   HORMIGAS    RATONES   ARDILLAS   COCODRILOS

 AGUILA IMPERIAL       REBECO  SALAMANDRA    ZEBRAS     ELEFANTE